Recursos humanos y cultura organizacional: fórmula pospandemia

Share on facebook
Facebook
Share on google
Google+
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn

La pandemia ha dejado muchos aprendizajes, junto a las cifras abrumadoras en cuanto a pérdidas de vidas humanas y el reto de encontrar una vacuna en tiempo récord, también puede afirmarse, que en muchos casos ha puesto las cosas en su lugar.

Los países deberán haber entendido que las personas, la salud, la educación y la innovación son las prioridades del siglo XXI. De otro lado, el aprendizaje para las organizaciones es aceptar la importancia y protagonismo de primera línea que tienen el área de Recursos Humanos y la cultura organizacional para palear los tiempos actuales.

Las organizaciones que soportaron esta pandemia continúan haciendo muchos ajustes en sus planes de negocios y en la forma de trabajar después de Covid-19.

Ahora más que nunca se ha hecho necesario contar con empleados absolutamente comprometidos para superar este reto tan desafiante. Antes de la pandemia las áreas de RRHH estaban ocupadas preparándose para el futuro del trabajo y la Cuarta Revolución, pero el virus simplemente puso un palo en la rueda de esos planes.

Durante este último año RRHH ha tenido que crear rutas y estrategias claras para superar los desafíos que conlleva. Las estrategias han tenido que ser diseñadas en tiempo real. El enfoque en la productividad y el compromiso de los empleados se ha desplazado hacia respuestas y diagnósticos inmediatos, aquí es donde han mostrado su importancia dentro de la organización.

Dado que nadie sabe cuándo terminará esta crisis, abordar los problemas de los trabajadores durante este tiempo, tomará gran parte del tiempo y la atención de la organización con el liderazgo de RRHH.

Ninguna otra área podrá dar un paso sin su acompañamiento, su labor será el sustento de cualquier organización y serán los responsables de manejar esta situación post-Covid con sumo cuidado y diligencia.

Muchos retos deberán asumir, el manejo del riesgo psicosocial del trabajador, la estrategia de espacios de trabajos híbridos que será la nueva normalidad de los empleados, revisión a fondo de la política de RRHH en aspectos como horarios de trabajo flexible, prácticas de trabajo en remoto, espacios de trabajo asistido por nuevas tecnologías, la especialización de planes de bienestar y estrategias de estímulo y retención de los mejores, así como el análisis obligado del impacto de las nuevas formas de hacer las cosas en el logro de los resultados esperados.

La implementación de prácticas como el distanciamiento social, que a juzgar por los estudios va a durar más de lo esperado, hará difícil tener métodos estándar de procesos, políticas y compromisos, lo que conduce a un nuevo desafío para los líderes de RRHH, quienes tendrán que poner en práctica ese enfoque tan anhelado de dejar de ser un área apaga incendios y pasar a ser el escenario de reflexión y acción de la alta gerencia, abandonar el rol de “área de apoyo” para demostrar y actuar como un área misional, cuya objetivo central será velar por el logro del propósito principal o misión organizacional a través de la excelencia de la gente.

La pandemia ha dejado al descubierto que la cultura organizacional es lo que hace que las organizaciones se mantengan y los empleados sientan que ‘encajan’ en un lugar de trabajo, lo que puede afectar la felicidad, la motivación y en última instancia, la productividad.

El desafío es que, dado que la fuerza laboral sigue trabajando desde casa, al menos a tiempo parcial, a gran escala, muchas de las variables que conforman la cultura organizacional no están bajo el control de las empresas de la misma forma y en el mismo grado que lo solían hacer.

En consecuencia, es importante que los líderes empresariales, de la mano de RRHH, se concentren en cómo el Covid-19 está impactando las experiencias laborales y qué pueden hacer para continuar asegurando una cultura organizacional positiva para su gente.

Si bien sigue existiendo incertidumbre asociada con el ciclo pandémico actual, las empresas que se mantendrán a flote serán aquellas que aprovechen esta oportunidad para adoptar un enfoque con visión de futuro basado en el liderazgo de primera línea de RRHH y en cómo estos podrán mantener en curso su cultura organizacional, con un enfoque resiliente y altamente efectivo.

Este logro que deja la pandemia para el área de RRHH, no solo aplica para el sector privado, el sector público quizás sea el más urgido en entender que esta área es la que ha permitido mantener activo al Estado en las repuestas a la crisis que vivimos
Son muchas las entidades estatales que se encuentran redefiniendo sus estructuras y modelos de gestión, ellas deben tener claro, junto con el Departamento Administrativo de la Función Pública, que eran unas antes del Covid19 y hoy son otras, totalmente diferentes, moldeadas al antojo de la pandemia, razón por la cual deberán aprovechar la oportunidad para levantar procesos con enfoque resiliente, apropiar tecnologías disruptivas para la operación y la toma de decisiones, buscarle un espacio en la primera línea al área de RRHH y asumir el liderazgo dentro del ecosistema al que pertenecen.

Contando con el apoyo del líder de la organización y teniendo en cuenta que la pandemia logró poner en su lugar al área de RRHH, ahora esta tendrá que decidir si es el motor del éxito de la organización o seguirá siendo un área anodina, cuya existencia solo se evidencia cuando la nómina no se paga a tiempo o la fiesta de fin de año termina mal.

Lisandro A. Ballesteros
Consultor en Gestión de Personas y Nuevas Tecnologías
CEO EMBDATA SAS
[email protected]

Más que ver